Actualmente, la mayoría de los proveedores de internet bloquean el envío masivo de correos de sus clientes (no más de 50). Lo mismo sucede con los proveedores de correos gratuitos como gmail, hotmail o similares. Usted ni se entera, pero en realidad los correos no se están enviando.